BLOG

16/03/2020

NOMBRE APELLIDO

Actualidad y sociedad

comentarios: 0

Las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) se han implantado en nuestras vidas como herramientas casi indispensables. Éstas han facilitado la inmediatez en la comunicación y el acceso a contenidos desde cualquier dispositivo. Nos aportan ventajas considerables en nuestra cotidianidad aunque también conocemos muchas desventajas, adicciones y mal uso de éstas. 

El uso de las TICs han abierto nuevas posibilidades respecto al sector servicios, donde incluiríamos la terapia vía telefónica o a través de videollamada.

¿Qué ventajas o desventajas nos encontramos con la terapia on line?

Existen situaciones que pueden hacer inaccesible la posibilidad de recibir atención psicológica o sexológica de manera presencial, como vivir en zonas rurales con largas distancias hasta el servicio de atención más cercano, afecciones físicas o psicológicas que te impiden salir de casa, o en otros casos, de centros sanitarios. También, puede darse la situación de empezar una terapia donde la persona está avanzando pero por diferentes motivos, tiene que cambiar de residencia y ¿qué hacemos entonces?

Encontramos diferentes ventajas respecto a utilizar las nuevas tecnologías para hacer terapia on line, tales como: Accesibilidad y equidad, superar los temores a la estigmatización, aumento de la continuidad de la atención, disminución de costos, potenciar la simetría en la relación terapeuta - cliente, entre otros.

Pero por otro lado, podemos encontrar desventajas, respecto a la confidencialidad y acreditación del cliente, ausencia de la proximidad física y falta de información de comunicación no verbal, riesgos de dependencia, adaptaciones del trabajo y habilidades del terapeuta y prejuicios y resistencias al uso de estas herramientas (ref: CIBERTERAPIAS: TRATAMIENTOS MEDIADOS POR ORDENADOR Y OTRAS TECNOLOGÍAS; SOTO-PÉREZ, F. Psicólogo clínico. Fundación INTRAS; FRANCO-MARTÍN, M. Psiquiatra, Jefe del Servicio de Salud Mental y Psiquiatría de Zamora; MONARDES SEEMANN, C. Psicóloga, Fundación INTRAS - ISSN 1989-3906)

 

Por nuestra parte, queremos destacar que nos parece muy importante que haya sesiones presenciales donde se pueda establecer un vínculo paciente - terapeuta, donde las personas se conozcan, se vean, se sientan, para así poder afianzar la relación terapéutica. 

Ante todo es imprescindible la creatividad para una atención, la flexibilidad a la hora de adaptar nuestros recursos como profesionales y la disposición de ambas partes para llevarlo a cabo. Con estos factores de nuestro lado, se puede sacar un buen provecho de las nuevas tecnologías como herramienta y facilitador de la terapia.


Comentarios